viernes, 21 de diciembre de 2007

Pe repite


Que Pe diseñe vestidos para Mango debería sorprendernos tanto como que hiciese sofás para Ikea. Pero a las famosas les tira esto de diseñar trapitos. Penélope y Mónica, las Cruz Bros, no son las primeras ni serán las únicas que ponen su nombre en la ropita que, según se dice, han creado ellas. Mango les confió la creación de una mini colección en edición limitada y parece ser que le maridaje ha tenido tal aceptación que repiten. Nos debe ir el rollo nacional, porque Milla Jovovich, la que mata zombies en el cine, ha quedado del todo arrinconada por nuestra Pe, que es quien ahora da vueltas por Barcelona a bordo del 54.

Es nuestra celebridad más internacional y Mango utiliza su rostro, no sólo para las spanish girls, sino como carta de presentación sobre todo para entrar en Estados Unidos, donde acaba de abrir una súper tienda en Nueva York, en los bajos del que fue uno de los primeros rascacielos de la ciudad, obra de Ernest Flagg, en pleno Soho. Ah! Nuestra Pe... Si el nombre de Versace está en boca de todos porque Pe se pone un vestido suyo en la gala de los Oscar y luego corremos todas a comprarnos el perfume porque es lo más cerca que vamos a estar de la V, qué no haremos si se trata de Mango.

El poder de las celebrities llega hasta la gran distribución: a Mango, H&M y Top Shop. Y mientras escribo estas líneas recibo la noticia de que la modelo Gisele Bundchen, esa espectacular brasileña que fue novia de Di Caprio, va a diseñar una colección para ¡Dolce & Gabbana! Sería la primera vez que el lujo cede sus patrones a una celebridad. En primavera veremos qué tal se le da.

Desde que la moda es moda, modistos, diseñadores y marcas de lujo han utilizado a divas, estrellas y tops para despertar el deseo entre las masas de mortales. Este fenómeno es una realidad social que se da tanto en sociedades avanzadas como en tribus recónditas del Amazonas. Ha sido constatada, documentada y estudiada. Resulta que queremos parecernos a aquellos que admiramos y vale todo, desde cantantes de rock, actrices o campeones de skate, sin obviar ni a filósofos ni a escritores de look bolchevique intelectual.

Y a las marcas de lujo esto les va que ni pintao para vendernos cosmética, perfumes y gafas de sol. La última vuelca de tuerca lleva el sello de Kate Moss, que más que una modelo es ya todo un icono pop de los 90. La chica registró su nombre y empieza a comercializar productos con él. El primero, un perfume para estas Navidades. En España, también tenemos nuestra celebrity con marca registrada: Mar Flores, ni más ni menos… a ver con qué nos sorprende.

1 comentario:

Sally McBeal dijo...

Como siempre, el nivel de los temas es buenísimo, la forma de contarlo y el contenido en general... y las ilustraciones ¿qué decir? ¡están geniales!. Felicitaciones al ilustrador.