miércoles, 12 de diciembre de 2007

Declaración de buenas intenciones

Lo mío es la moda. En concreto, el periodismo especializado en moda. Es de lo que trabajo. De eso y de dar alguna que otra clase o charla. Es una profesión muy bonita, para qué lo vamos a negar, pero tiene sus cosas, como la falta de espacio en los medios habituales, la estrecha vinculación de sus contenidos con la publicidad, y también, no nos engañemos, un desinterés general por el tema.

Esto del blog es pura vanidad, no hay nadie más narcicista que un periodista. Pero también nace con la voluntad da despertar cierto interés por la moda. No es una cosa de cuatro fashionvictims ni de cuatro flipaos que visten raro… es cultura, a veces es arte y también es un negocio.

Desde este rincón lo que pretendo es intentar dar otra visión de la moda, de mirar en sus rincones, de explicar porqué pasa qué, quién es quién en este negocio, porqué se le llama arte, qué hace tanta celebrity de pacotilla por aquí, observar las tendencias, seguir las pasarelas, etc. Para no decepcionar a nadie, avisar que no será el Cuore. El tema da para mucho, para hablar, así a voz de pronto, de economía e industria, del negocio del lujo y del fenómeno Zara. Pero también de arquitectura, de literatura, fotografía...

Y bien, un estreno equivale al instante del chapuzón, del momento en que estamos en el aire, ya hemos dejado atrás el trampolín, pero aún no hemos llegado al agua. Antes del salto, ha habido una preparación. Lo he pensado y repensado y vuelto a pensar, le he dado tantas vueltas que he desistido mil veces y me he vuelto a emocionar mil más.

Una vez en la piscina, vosotros direis. Se aceptan (y agradecen) comentarios, críticas, sugerencias, preguntas y demás.

Enfinpilarín, una vez hecha la presentación de buenas intenciones, vamos al trapo (y nunca mejor dicho).

2 comentarios:

Eddie Clic dijo...

Cool blog!!
Good luck Coco!!

Sally McBeal dijo...

Esto ya sabe a poco, pinta muy bien... ¡queremos más!