viernes, 5 de septiembre de 2008

Este invierno me quedo con...


. El romanticismo de McQueen
. El deshilachado de Rodarte
. El Custo más vibrante
. La crinolina de Rei Kawakubo
. Los vestido-coraza de Nicolas de Guesquière para Balenciaga
. La delicadeza melancólica de Donna Karan
. La teatralidad oscura y poética de Gareth Pugh
. El mini bolso de bolas de Fendi
. Y el maxi bolso con solapa de madera art decó de Ports 1961
. La silueta de Haider Ackerman
. Las iridiscencias de Prada (mucho mejor que los encajes)
. La blusa construida con piezas metálicas de Cristina Ortiz para Salvatore Ferragamo
. Fiel al menos es más de Calvin Klein
. La caza del zorro, por Carolina Herrera
. El chic très-chic de Ralph Lauren

Y otros diez más:


. Las grapas incorformistas de Viktor&Rolf
. La candidez hippie de Stella McCartney
. Tan excéntrica, tan chic! Es Marc Jacobs para Louis Vuitton
. Alber Elbaz para Lanvin, se supera temporada tras temporada
. El Kenzo más oriental
. La majestuosa sencillez de Lutz
. El male-female de Antonio Marras
. El homenaje de Galliano a Poiret
. Jeremy Scott: si la moda es arte, lo mejor que podría uno hacer es ponerle un marco
. Y la excelencia en paño y piel de Gaultier